Conclusiones

[English] El comercio digital no es nuevo, de hecho, existe desde los años noventa. El comercio digital, por utilizar la definición más estricta del comercio electrónico, es la venta y la compra de bienes y servicios a través de Internet que se entregan digitalmente. Muchos sostienen que, aunque todo el proceso se realice en línea, si el producto final es un bien físico, no se trata de comercio digital.

El comercio electrónico entró oficialmente en el radar de las negociaciones comerciales multilaterales en 1998 y, al día de hoy, la OMC todavía no ha sido capaz de lograr un consenso entre sus miembros sobre las normas comerciales globales que regirían el comercio digital o e-commerce. La raíz de esta incapacidad para llegar a un acuerdo es que ni siquiera hay consenso sobre la definición y la cobertura del comercio electrónico. Las definiciones son cruciales porque constituyen la base de las normas. En este documento, las estimaciones y propuestas son bastante divergentes y es difícil encontrar un punto medio. Otros países han avanzado con sus propios acuerdos comerciales regionales, haciendo que la Moratoria sea permanente en sus acuerdos. La solución temporal de la Moratoria de la OMC de no imponer aranceles al comercio electrónico mientras se mantiene el debate, ha permitido que el comercio electrónico funcione sin un conjunto de normas acordadas a nivel multilateral. Todo esto mientras el comercio digital crece con las corporaciones de tecnología y servicios que construyen super plataformas, lo que les hace estar en los primeros puestos de las 100 corporaciones más importantes del mundo.

Los millones de dólares que se ganan en este sector contrastan con el 50 por ciento de la población mundial que ni siquiera tiene acceso a Internet, y mucho menos al comercio digital. Hay una brecha digital cada vez más profunda que debe ser abordada, no para el comercio, sino ante todo para el acceso a servicios como la educación, la salud, y muchas otras formas en que el acceso a la conexión de apoyo puede beneficiar a ese 50 por ciento.

El comercio digital es una parte importante de la creciente economía digital, por lo que es fundamental entenderlo, seguir su evolución y permitir y mejorar la capacidad de las personas para expresar su apoyo u oposición a las propuestas sobre las normas comerciales mundiales que comprenderán el comercio digital. Además, teniendo en cuenta su historial de normas de libre comercio que favorecen a los grandes en detrimento de los pequeños, ¿debería ser la OMC la que tuviera derecho a elaborar y aplicar las normas que rigen el comercio digital a nivel mundial?

El comercio digital está creciendo, sobre todo en el ámbito de la información, la comunicación y la tecnología y otros servicios que pueden prestarse digitalmente. Los bienes digitales también han crecido, pero hay un límite físico para ello, ya que muchos bienes físicos, como los alimentos, por ejemplo, no pueden ser digitalizados. Sin embargo, la presencia y la comodidad del comercio digital, como en varios servicios, desde el acceso al transporte hasta el alojamiento, pasando por los servicios financieros y el acceso a las aplicaciones desde el teléfono inteligente, hace pensar que el comercio digital y la economía digital están llevando hacia un futuro digital. Si bien es cierto que los avances tecnológicos han hecho que el acceso digital sea rápido y fácil, es bastante prematuro prever un futuro digital. Aunque varios países y regiones cuentan con la infraestructura y la tecnología, muchos otros no. Se necesita capital, inversión, infraestructura, creación de capacidades, intercambio de conocimientos, transferencia de tecnología, una población con mejor acceso a las necesidades básicas como la alimentación, el agua, la vivienda, la atención sanitaria y otras necesidades mucho más importantes que el acceso a la tecnología y al Internet.     

A medida que se desarrollan otros aspectos de la economía digital, como la inteligencia artificial, la automatización y la robótica, es fundamental vigilar y garantizar que no se utilicen contra las personas para explotarlas, y que haya una transición justa a otros tipos de empleo para quienes pierdan su trabajo y, lo que es más importante, que el comercio digital no solo beneficie a las super plataformas y a las empresas de tecnología, servicios, información y comunicación. El comercio digital está creciendo y también el paraguas más grande de la economía digital, pero es fundamental que este crecimiento no se limite a enriquecer aún más a los ya ricos.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s