Parte 4: La economía digital: Hay más que el comercio

[English]


Fuente: Naciones Unidas (2019) “Digital Economy Report: Value Creation and Capture: Implications for Developing Countries 2019” Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo UNCTAD. Nueva York, Nueva York. https://unctad.org/en/PublicationsLibrary/der2019_en.pdf (Adaptación por Fundación Solón)

La economía digital es un espectro mucho más amplio y el comercio digital es sólo una parte de él. La economía digital implica nuevas tecnologías, una infraestructura más rápida y muchos más trabajadores cualificados en tecnología y otras áreas importantes. 

Sólo hay que ver la figura de abajo:


Fuente: Naciones Unidas (2019) “Digital
Economy Report: Value Creation and Capture: Implications for Developing Countries 2019” Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo UNCTAD. Nueva York, Nueva York.

https://unctad.org/en/PublicationsLibrary/der2019_en.pdf (Adaptación por Fundación Solón)

Tecnologías digitales que ya están aquí o que llegarán muy pronto

1. Tecnologías de cadena de bloques (blockchain)
Las tecnologías de cadenas de bloques son un tipo de tecnologías de registros distribuidos que permiten que múltiples partes realicen transacciones de forma segura, confiable y sin intermediarios. Son conocidos sobre todo por ser las tecnologías que permiten las criptomonedas, pero también presenta gran interés su uso en muchos otros ámbitos que revisten importancia para los países en desarrollo, como la identificación digital, los derechos de propiedad y el desembolso de la ayuda.  

2. Impresión tridimensional
La impresión tridimensional (3D), también conocida como fabricación aditiva. Aún la impresión 3D sigue siendo demasiado cara para sustituir realmente a la fabricación tradicional.  

Podría ser útil para artículos especializados, como audífonos o prótesis, pero no para la fabricación masiva, como coches y casas. Las estimaciones de algunos de que la impresión 3D sustituiría una cantidad sustancial de la fabricación tradicional y, por tanto, de los puestos de trabajo de la fabricación tradicional, son demasiado exageradas.   

3. Internet de las cosas
La Internet de las cosas (IoT por sus siglas en ingles) se refiere a la creciente gama de dispositivos conectados a Internet, como sensores, contadores, chips de identificación por radiofrecuencia (RFID) y otros dispositivos que están integrados en diversos objetos cotidianos y que les permiten enviar y recibir diversos tipos de datos. Tiene amplias aplicaciones, como los contadores de energía, el etiquetado RFID de mercancías para la fabricación, la ganadería y la logística, el control de las condiciones del suelo y el clima en la agricultura, y en artículos tecnológicos ponibles (wearables).  

4. Redes de banda ancha móvil de quinta generación (5G)
Se espera que la tecnología inalámbrica de quinta generación (5G) sea decisiva para las tecnologías de la Internet de las cosas (IoT) por su mayor capacidad para manejar injentes volúmenes de datos. Las redes 5G pueden tratar mil veces más datos que los sistemas actuales (Afolabi et al., 2018). En particular, permiten conectar muchos más dispositivos (por ejemplo, sensores y dispositivos inteligentes). Algunas empresas ya las han puesto en marcha.  

Sin embargo, mientras las cosas van más rápido donde ya hay internet y conectividad, ¿qué pasa con los lugares del mundo que NO tienen siquiera acceso a internet? La mitad de la población mundial sigue sin estar conectada y, si se quiere avanzar allí, hay que invertir en la instalación de infraestructuras, cables, ordenadores, teléfonos inteligentes y, lo que es más importante, en el intercambio de conocimientos con la población. Capacitar a la población con el acceso y los conocimientos.  

5. Computación en la nube
La computación en nube es posible gracias a las altas velocidad de Internet, que han reducido drásticamente la latencia de conexión de los usuarios con los centros de datos lejanos. Los costos del almacenamiento de datos también se han desplomado. La nube está transformando los modelos de negocio, ya que reduce la necesidad de contar con especialistas internos en tecnologías de la información, ofrece posibilidades flexibles de escalabilidad y una implementación y mantenimiento coherentes de las aplicaciones (UNCTAD, 2013). Algunos servicios gratuitos en la nube proporcionan aplicaciones similares a las herramientas de Office que son útiles para las microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYMES). Se trata de una posibilidad muy útil en los países en los que el costo de los programas informáticos con licencia puede ser un obstáculo para desarrollar aplicaciones y prestar servicios. Sin embargo, en muchos países en desarrollo, los elevados costos de un ancho de banda internacional adicional para acceder a servidores y centros de datos en el extranjero siguen limitando la adopción de los servicios en la nube.  

6. Automatización y robótica
La tecnología de automatización y la robótica se utilizan cada vez más en la fabricación, lo que podría tener un impacto significativo en el empleo. Preocupa que estas tecnologías puedan limitar las posibilidades de que los países en desarrollo adopten el modelo de fabricación impulsada por las exportaciones como vía hacia la industrialización (UNCTAD, 2017c), y que las economías más desarrolladas utilicen cada vez más los robots para “deslocalizar” puestos de trabajo en el sector manufacturero. Según la Federación Internacional de Robótica (2018), las ventas mundiales de robots industriales se duplicaron entre 2013 y 2017. Los cinco mercados principales (China, seguida de Japón, la República de Corea, Estados Unidos y Alemania) acapararon el 73% del volumen total de ventas de robots en 2017. El empleo de robots se observa principalmente en el sector del automóvil, el sector del material eléctrico y la electrónica y el sector del metal.  

Este desarrollo supone la mayor amenaza para el empleo. A medida que las empresas siguen encontrando tareas que pueden ser asignadas a robots, los empleados humanos son considerados redundantes y/o despedidos. Los robots, después de todo, no pueden formar sindicatos y exigir un trabajo decente y salarios dignos.   

7. Inteligencia artificial y análisis de datos Los avances en el terreno de la inteligencia artificial (IA), incluido el aprendizaje automático, se ven facilitados por la gran cantidad de datos digitales que pueden analizarse para generar información y predecir el comportamiento mediante algoritmos, así como por la potencia de procesamiento avanzado de ciertos sistemas de computación. La IA ya se utiliza en campos como el reconocimiento de voz y en productos comerciales (como el sistema Watson de IBM). Se ha estimado que esta tecnología de uso general tiene el potencial de generar a escala mundial de aquí al 2030 una producción económica adicional de alrededor de unos 13 billones de dólares, lo que supondrá una contribución adicional de un 1,2% al crecimiento anual del PIB (ITU, 2018b). Al mismo tiempo, puede ensancharse la brecha tecnológica entre los que tienen y los que no tienen la capacidad para aprovechar esta tecnología. China y Estados Unidos están bien situados para sacar el máximo rendimiento económicos de la IA, mientras que probablemente sean África y América Latina quienes menores beneficios puedan obtener de esta tecnología.  

Probablemente este no sea el documento para profundizar en esto, pero el peligro de la Inteligencia Artificial no radica solamente en la sustitución de empleados o analistas humanos, sino en el peligro de que la IA se utilice con fines de seguridad. Si una aplicación musical puede seguir y escuchar cada una de las canciones que escuchas, qué fácil sería para un programa de seguridad de IA seguir todos tus movimientos en línea, analizar los datos y concluir que eres una amenaza para la seguridad, un terrorista o un peligro para la sociedad. Esto podría ser útil para encontrar a nefastos hackers o ladrones o asesinos en serie, sin embargo, ¿tiene la IA realmente la capacidad humana de diferenciar entre una amenaza real y un niño que juega a la guerra? Peor aún, también podría utilizarse para vigilar a los activistas o a lo que algunos gobiernos califican de disidentes. ¿Se perderá más libertad en nombre de la eficacia y la seguridad?  

Nota: los comentarios que no aparecen en cursiva han sido realizados por el autor. Los textos en cursiva son definiciones de la UNCTAD.

Fuente: Naciones Unidas (2019) “Informe sobre la economía digital: Creación y captura de valor: Repercusiones para los países en desarrollo 2019” Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo UNCTAD. Nueva York, Nueva York.

El comercio digital es la punta del iceberg de la economía digital. Este documento se ha centrado sólo en el comercio digital dando una idea de la importancia que podría tener un acuerdo sobre la definición y alcance del comercio digital para las reglas del comercio mundial. Unas reglas de comercio mundial potencialmente injustas sobre el comercio digital podrían ahondar la ya muy amplia brecha digital entre los que tienen y los que no tienen. El crecimiento exponencial también de las super plataformas, las corporaciones tecnológicas y el sector de los servicios digitales puede dejar aún más atrás a las pequeñas empresas y economías.

La llegada de nuevas tecnologías debería ser analizada en profundidad para ver tanto los posibles beneficios como sus impactos negativos. Ya se teme por la pérdida de puestos de trabajo, la pérdida de privacidad, el uso de estas tecnologías para rastrear personas, y mucho más. Sin embargo, también hay ejemplos de nuevas tecnologías que no han despegado tan rápido como se preveía, como la impresión 3D. Se predijo que sustituiría a la fabricación en algún momento, sin embargo, debido a su costo y a otros factores, ha seguido siendo una fabricación aditiva especializada que se utiliza en pequeñas operaciones como la impresión de audífonos, prótesis y otros. Hay una gran cantidad de debates sobre el desarrollo de la Inteligencia Artificial, ya que ésta tiene el potencial de ser diseñada para generar conocimientos y predecir el comportamiento mediante algoritmos, para identificar supuestas amenazas a la seguridad, en algunos lugares, eso incluye a activistas o críticos acérrimos de sus gobiernos.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s